22 de noviembre de 2011

El Tribunal Constitucional y el Derecho a la Consulta (versión completa)

Foto: Diario El Comercio Perú

por Alonso Núñez del Prado S.[1]

La sentencia del Tribunal Constitucional (TC) –verdadero precursor de la recientemente promulgada Ley 29785 de Consulta Previa a los Pueblos Indígenas u Originarios–  recaída en el expediente 00024-2009-PI pocos días antes de que terminara su período el gobierno anterior fue, en realidad, una reiteración de la posición que había venido exponiendo en varias resoluciones anteriores. En este caso el TC buscó y encontró una forma elegante de enfrentar el problema y declarando improcedente la demanda de inconstitucionalidad ‘amarró’ al Poder Ejecutivo, no permitiendo el desarrollo de la posición que había exhibido desde el establecimiento de la política de ‘el perro del hortelano’ y que más recientemente apareció con las ‘observaciones’ que hizo a la ley de consulta que le había enviado el Congreso.

7 de noviembre de 2011

Observatorio evaluará plan de gobierno de Humala(*)

En vísperas de cumplir 100 días en el poder, el gobierno del presidente Ollanta Humala aún no es evaluado en su conjunto, pues el Observatorio de Cumplimiento de Planes de Gobierno del Perú sigue analizando a partir de dónde se realizará este seguimiento.

18 de agosto de 2011

Gobierno aprista cumplió muy poco de sus objetivos en educación y salud(*)

Informe del Observatorio de Cumplimiento de Planes de Gobierno
Entidad evaluadora reconoce marcados avances en el manejo macroeconómico

El director del Observatorio de Cumplimiento de Planes de Gobierno, Alonso Núñez del Prado, afirmó que hubo un “cumplimiento casi nulo” de los objetivos sobre nutrición, educación y salud contenidos en el plan de gobierno que el Apra presentó para la campaña electoral del 2006. Dijo que el único rubro con avances notorios fue el manejo de la macroeconomía.

15 de agosto de 2011

Entrevista en RPP - Las Elecciones Peruanas y las Chilenas (9/abr/2011)

Conocido programa radial de Raúl Vargas en Radio Programas del Perú (RPP).

Invitados:

Dr. Alonso Nuñez del Prado
(Director del Observatorio de cumplimiento de planes de gobierno del Perú)

Paulo Ramirez
Reportero y Conductor de Canal 13 de Chile

13 de agosto de 2011

RPP - 13 listas parlamentarias por Lima (1690 candidatos) (10/feb/2011)

Conocido programa radial de Raúl Vargas en Radio Programas del Perú (RPP).


Invitados:


Dr. Alonso Nuñez del Prado
(Director del Observatorio de cumplimiento de planes de gobierno del Perú)

Dr. José Elice
(Director de Reflexión Democrática)

Dr. Fernando Tuesta Soldevilla
(Director Opinión Pública de la PUCP)

8 de julio de 2011

Reacciones interesantes

por Alonso Núñez del Prado S.

Con sorpresa, pero también con satisfacción, encontré hace algunos días, un artículo de Ítalo Sifuentes Alemán en el diario El Comercio, en que se aplicaba de manera parcial mi propuesta de fiscalización gubernamental, aunque con las limitaciones que permite un plan de gobierno como el del APRA, que no es lo suficientemente específico y carece de cifras necesarias para hacer un verdadero control. Algunos días después, un amigo me retransmitió por correo electrónico una nota de prensa, firmada por el señor Jorge Mori Valenzuela, coordinador de un proyecto denominado ‘Lupa 180’ (180 días del APRA bajo la lupa), de la organización interuniversitaria del ‘Proyecto Coherencia’ que ‘lanza’ una propuesta de vigilancia ciudadana, llamado que sigue el mismo camino, pero que además parece tener vinculación con la publicación del diario decano (por lo menos fuentes comunes, sino la misma), según veremos más adelante.

19 de mayo de 2011

Ofrecer, pero cumplir

por Alonso Núñez del Prado S.(*)

Pareciera, a veces, que los medios y la prensa son cómplices de los políticos. ¿Han visto cuanto espacio les dedican a las ofertas electorales y cuánto a su cumplimiento? Resulta entonces que en realidad les hacen el juego y no cumplen con su labor de fiscalización. Al final, se trata de vender y parece que recordarles a los gobernantes que están obligados a cumplir con lo que ofrecieron, que la palabra empeñada debe tener algún valor en especial en los hombres públicos, no vende mucho. Mas no se trata sólo de los medios, sino también de la clase política que pareciera considerar que es mejor no reclamar, porque de repente ocurre algo similar cuando les toque el turno de estar en el poder.

El Perú y la política*

por Alonso Núñez del Prado S.


La historia del Perú —por lo menos la más reciente, que es de la que soy testigo— es un conjunto de oportunidades desperdiciadas.

Cuando Belaunde asumió el mando en 1963, todo el país esperaba un cambio de rumbo. La votación que recibió fue la de un pueblo que reclamaba un camino diferente. Hasta entonces habíamos vivido una oligarquía, que llegaba a su fin, porque no daba para más. Se podían ya percibir los clamores del Perú profundo. Por las razones que fueran —los acciopopulistas dicen que porque la alianza entre el APRA y la UNO (Odría) no los dejó gobernar— el gobierno de ese entonces no fue capaz de hacer los cambios necesarios y desembocamos en el golpe velazquista.

Derechos del elector... y obligaciones del elegido

por Alonso Núñez del Prado S.

Entre los muchos problemas que tiene nuestra democracia, está el de ser casi sólo eleccionaria. Los gobernantes, representantes y candidatos sólo se acuerdan de quienes los eligieron cada vez que hay elecciones, olvidándose que son mandatarios en el sentido de que reciben un mandato de sus electores y no de que mandan, como algunas personas creen.

El derecho a exigir que los gobernantes cumplan con lo que prometieron

por Alonso Núñez del Prado S.

Nuestro Perú, heredero de una tradición cortesana y de una cultura poco democrática que se remonta hasta el Incanato, seguido luego por el virreinato de la Colonia, junto con el proceso republicano de construcción de la democracia y la tradición de la cultura occidental, ha olvidado el derecho que tienen los electores a exigir que los elegidos, es decir el gobierno, cumpla con lo que ofreció durante el proceso electoral, cuando necesitaba de los votos de todos los ciudadanos para convertirse en responsable de la conducción del país.

Nuestra experiencia es más bien la del engaño, la del aprovechamiento de la ignorancia del pueblo para hacerle ofrecimientos atractivos, pero que no solucionaban sus problemas o peor que no se tenía intención de cumplir. Casi sin excepciones, podemos decir que los gobernantes del Perú se olvidaron de sus electores una vez que asumieron el mando y los recordaron otra vez ad-portas de la elección siguiente.

18 de mayo de 2011

Elección política: ¿la persona o su programa?

por Alonso Núñez del Prado S.

Se está introduciendo algunas modificaciones a la Ley de Partidos Políticos, como resultado de algunas de las experiencias vividas en los últimos tiempos. Así tenemos que se están introduciendo algunas reglas para la hoja de vida y para la declaración que deben hacer los candidatos en relación a sentencias que se hayan dictado en su contra.

Es necesario hacer notar al respecto que si bien las modificaciones que se están haciendo no están mal ni mucho menos, no se está atacando sino los aspectos superficiales del problema.

16 de mayo de 2011

Necesidad de mejorar la Ley de Partidos Políticos

Una estructura básica de Plan de Gobierno
por Alonso Núñez del Prado S.


El hecho de que se esté discutiendo en el Congreso posibles modificaciones a la Ley de Partidos Políticos, me permite poner sobre el tapete un tema directamente vinculado, en especial, con una mayor democratización del Perú. Se trata la necesidad de exigir que las agrupaciones políticas se inscriban en las elecciones con la presentación de un Plan de Gobierno estructurado y que cumpla con requisitos mínimos que permitan hacer un seguimiento a su cumplimiento.

En publicaciones anteriores he hecho notar que es imprescindible que la ley establezca una especie de matriz de plan de gobierno, que sería el mínimo con que tendrían que cumplir los partidos o agrupaciones que se presenten a una contienda electoral.

El control de las promesas electorales

La propuesta del Jurado Nacional de Elecciones (JNE)
por Alonso Núñez del Prado S.


Hemos recibido con esperanza la reciente insistencia de Conferencia Episcopal Peruana (CEP) en la propuesta del JNE, respaldada por algunos representantes del Acuerdo Nacional, la Asociación Civil Transparencia y la Comisión Andina de Juristas (CAJ), que en realidad retoma la que hicimos en el diario El Comercio el 5 de diciembre de 2001, bajo el título “La democracia y la obligación de rendir cuentas” y retomamos también en esa página el 19 de septiembre del 2003 en el artículo denominado “Los partidos y los planes de gobierno”[1].

Se trata de que el JNE (mi propuesta era que lo hiciera un organismo nuevo e independiente) recopile las propuestas de los partidos en los procesos electorales, para que después se haga público en forma periódica y la ciudadanía lo pueda revisar. Más recientemente se ha insistido en que siguiendo el ejemplo de las leyes 26864, de elecciones municipales y 27683, de elecciones regionales, se obligue a los candidatos a publicar un programa de gobierno.

Los partidos y los planes de gobierno

por Alonso Núñez del Prado S.


Ahora que se está debatiendo en el Congreso la Ley de Partidos, es necesario recordar, lo importante de incorporar a nuestra legislación —probablemente no a esta última norma, sino a la que rige la inscripción de los partidos para las elecciones— la obligación de presentar planes de gobierno en todos los niveles en el momento de inscribir las candidaturas.

Debido a que el nivel educativo de la mayor parte de nuestra población no es alto, estamos sujetos a la manipulación proselitista, a los discursos encendidos y a los ofrecimientos que entusiasman a los electores, pero que se sabe de antemano, no se cumplirán.

Una "Fiscalía de la Democracia" de Nivel Constitucional

por Alonso Núñez del Prado S.


La historia del Perú ha venido siendo una sucesión de “democracias” seguidas por dictaduras, debido especialmente al fracaso de las primeras, sin que con esto pretenda justificar las segundas. Nuestros intentos democráticos han tendido a debilitarse, terminando por colapsar, dando oportunidad al reclamo que con mucha frecuencia todavía hacen algunos peruanos, de un gobierno fuerte que asuma la responsabilidad y el encargo de aquellos que pretenden no contaminarse con la política y prefieren que alguien se haga cargo y “los dejen trabajar”, olvidando que la construcción del Perú es tarea de todos y que sólo así tendremos un país verdaderamente democrático y en el que imperen la libertad y la justicia.

La democracia es fruto del ejercicio general de la misma. Son demócratas los que actúan como tales en su casa y en su empresa. Es una práctica que casi tiene que ingerirse con el biberón, practicarse en las escuelas, en las universidades, en los centros laborales y, por supuesto también en las dependencias estatales.

En el Perú nada de esto ocurre, por lo menos en la mayoría de los casos, lo que nos lleva a plantearnos la necesidad de construir la democracia y para hacerlo el único camino conocido es el de crear las instancias e instituciones que la hagan posible.

11 de mayo de 2011

Dialoguemos sobre los planes de gobierno

por Alonso Núñez del Prado S.

A estas alturas (faltan poco menos de dos meses para las elecciones), deberíamos estar dialogando sobre el contenido de los planes de gobierno de cada uno de los partidos, si son verdaderos planes o son más bien la exposición de algunas ideas, si son viables, si no los han presentado y por qué. Hay que discutir sobre las ideas, no sobre las personas (lo que no quiere decir, que no se requieran ciertas cualidades personales, para ser elegido). Hasta cuando vamos a seguir con el subdesarrollo de seguir votando por los candidatos y no por lo que proponen.

19 de marzo de 2011

Entrevista RPP 2009

Entrevista a Alonso Nuñez del Prado en RPP:
(click en el botón PLAY y espera unos 5 segundos a que cargue el archivo)





18 de marzo de 2011

Entrevista CPN Radio

Entrevista a Alonso Nuñez del Prado en CPN:
(click en el botón PLAY y espera unos 5 segundos a que cargue el archivo)




16 de marzo de 2011

Entrevista RPP a Mauricio Mulder

Entrevista a Mauricio Mulder en RPP, con respecto a la presentación del Observatorio.
(click en el botón PLAY y espera unos 5 segundos a que cargue el archivo)






21 de febrero de 2011

Compromiso Democrático

por Alonso Núñez del Prado S.


La historia del Perú ha venido siendo la sucesión de "democracias" seguidas por dictaduras, debido especialmente al fracaso de las primeras, sin que con esto pretendamos justificar las segundas.
Nuestros intentos democráticos han tendido a debilitarse, terminando por colapsar dando oportunidad al reclamo que con mucha frecuencia todavía hacen algunos peruanos de un gobierno fuerte que asuma la responsabilidad y el encargo de aquellos que no son capaces de comprometerse por su país.
La democracia es fruto del ejercicio general de la misma. Son demócratas los que actúan como tales en su casa y en su empresa. Es una práctica que casi tiene que ingerirse con el biberón, practicarse en las escuelas, en las universidades, en los centros laborales y, por supuesto también en las dependencias estatales.
En el Perú nada de esto ocurre, por lo menos en la mayoría de los casos, lo que nos lleva a plantearnos la necesidad de construir la democracia y para hacerlo el único camino conocido es el de crear las instancias e instituciones que la hagan posible.
La corrupción y el estrepitoso final del gobierno de Fujimori, que destruyó las incipientes e imperfectas instituciones del país, han creado el marco para el inicio de un proceso de re-institucionalización que debe ser llevado de la forma más eficiente posible, para que en el futuro no se repita lo vivido. Este edificio solo podrá ser elevado haciéndolo lo suficientemente fuerte en sus cimientos y estructura, para que no pueda ser derruido por un nuevo dictador sin mayores esfuerzos, como lo hemos visto. Las instituciones que destrozó el fujimorismo tenían pies de barro, sino traerlas abajo no hubiera sido tan fácil.
En nuestra historia la ruptura entre gobernantes y gobernados sólo ha tenido interrupción durante los períodos electorales, en los que con frecuencia se engaña a los votantes mediante promesas que de antemano se sabe no podrán ser cumplidas o que son hechas en razón de la ignorancia de los candidatos de la real y verdadera situación en que recibirán el mando. En consecuencia, es parte fundamental del proceso de construcción de una verdadera democracia, la educación y la creación de una conciencia que se sienta electora y por tal acreedora de las promesas electorales de sus gobernantes, en la sociedad civil.
En este proceso,  los cristianos y todos los que tenemos formación ética, podemos comprometernos de una manera más audaz, más creativa, con una mayor visibilidad como Iglesia; podemos reconocer que en los años anteriores hemos estado paralizados por las resonancias del terrorismo y nos hemos dejado ganar por un exceso de permisividad. Por ello podemos sacar de nuestra espiritualidad una fuerte capacidad de reacción: en los valores que transmitimos por convicción y estilo de vida, en el hogar y  en nuestra influencia profesional; en la participación ciudadana, en los cada vez más exigentes cauces democráticos; incluso, en la sana acción política.
Como corolario de lo antes expuesto, estamos desarrollando un proyecto que pretende crear una instancia que cumpla con la función de fiscalizar el cumplimiento de las promesas electorales mediante, primero la recopilación de las mismas contenidas en el Plan de Gobierno y en los diversos discursos, entrevistas y similares, dados durante el proceso electoral, sirviendo de puente entre el gobierno y sus electores; segundo, obligando a que en las próximas y futuras elecciones los candidatos hagan promesas responsables y posibles de llevarse a cabo: y tercero, por qué no, a que durante este gobierno se dicte una ley de partidos políticos que entre otras cosas obligue a los postulantes a presentar un detallado plan de gobierno, debidamente sustentado y a que el gobierno publique transparentemente la cifras y el detalle de sus actos durante todo su período.
La institución en proceso de creación, realizará el seguimiento del avance de la gestión del gobierno y los resultados respecto a las propuestas del plan de gobierno presentado durante las elecciones presidenciales de 2001, informando, originalmente, de manera muy simple lo "prometido" y lo "logrado", y más adelante con más profundidad y detalle, pudiendo llegar inclusive a hacer propuestas concretas, para que se logren los objetivos trazados. Todo esto, con la finalidad de apoyar la construcción de una verdadera democracia, en la que la actividad gubernamental sea transparente y conocida por los medios y la población y no buscando crear zozobra o inestabilidad.
La democracia exige una participación permanente de los gobernados en el gobierno y no puede limitarse al acto eleccionario de cada período. Aparte de crear otros mecanismos constitucionales como podría ser la elección del parlamento por tercios, se hace necesario establecer una forma que invite a una mayor participación ciudadana, al mismo tiempo que fiscaliza la función gubernamental mediante el contraste de sus promesas con sus logros.
La función que la institución realizará corresponde a la que cumple la oposición en las democracias más desarrolladas, pero tiene la ventaja de venir de un ente completamente independiente, que no tendrá otro tinte político que la objetividad y transparencia que serán las características centrales del proceder de "Compromiso Democrático".
Tratando de apoyar la democracia puedo uno quedarse en declaraciones de principios y en grandes análisis, lo que este proyecto pretende es “vigilar nuestra democracia” con un seguimiento puntual, exigente y tremendamente cercano. Esto sólo será posible si nos impregnamos de mística y fortaleza. Para ello podemos integrarnos en forma de red: creciendo en relaciones, en comunicaciones, en fluidez de información, en fortalecimiento de los todavía frágiles cauces democráticos. El compromiso es de todos, cristianos y no cristianos, pero nosotros, los cristianos, podemos ofrecer, con humildad, varios aportes: una extensa red creciente en todo el país, una mística, una infraestructura extensa y, sobre todo, un excedente de espiritualidad.
San Isidro, 12 de abril de 2002
Publicado en Cuadernos de Espiritualidad # 98 (Págs. 31-34), de abril de 2002)

La Democracia y la obligación de rendir cuentas

por Alonso Núñez del Prado S.


A través de la historia, la democracia ha perdido una de sus características más importantes, que es la obligación del elegido de rendir cuentas al final de su mandato.

Reduciendo el concepto al mínimo, nos encontramos con que si le damos poder a una persona para que en nuestra representación cumpla con determinados encargos, sin duda, al cumplirse el plazo, le exigiremos que nos rinda cuentas. Es más la ley prevé la responsabilidad del apoderado, cuando no cumple con la indicaciones del poderdante.